El JRS – 40 años de acompañamiento… todavía muy necesario

El 14 de noviembre se celebra el 40 aniversario del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS). En cierto sentido, es una vergüenza para la humanidad que este servicio de la Compañía de Jesús a un grupo marginado siga siendo tan necesario hoy en día. Cuando el Padre Pedro Arrupe, entonces Superior General de la Compañía, lanzó esta iniciativa primero para los refugiados de Vietnam y poco después con más amplitud para los del Asia Sudoriental, poco podía imaginar que el número de refugiados iría creciendo sin cesar durante las 4 décadas siguientes.

Sin embargo, ésa es la dura realidad de nuestro mundo. El JRS trabaja en más de 50 países y acompaña no sólo a refugiados sino también a ‘desplazados internos’: tantas personas desplazadas por la fuerza al interior de sus propios países. 40 años lo lleva haciendo. Por ello, aunque no podamos celebrar tal aniversario ‘alegremente’, sí que es posible dar gracias por el compromiso de tantos hombres y mujeres que, junto con los jesuitas, se han dedicado a aliviar la penosa situación de los refugiados y, sobre todo, a abrir perspectivas para su futuro.

El 14 de noviembre de 2020, mientras la pandemia de la COVID-19 sigue furiosa, es sobre todo en forma virtual que se señala el aniversario. Ha sido evocado el legado del padre Arrupe para con los beneficiarios, el personal, los voluntarios y compañeros de misión del JRS en todo el mundo. Un evento online ha tenido lugar por la tarde, hora de Roma, seguido de una Eucaristía, tanto de acción de gracias como de oración de intercesión.

Respuesta al COVID-19

Servicio Jesuita a Refugiados
 

VISITE EL SITIO WEB
2020-11-14_jrs40_covid1

Durante su discurso a toda la familia del JRS, el Padre General ha subrayado lo mucho que este trabajo jesuita tuvo por germen en primer lugar la compasión sentida por el Padre Arrupe. Dicha compasión caracteriza fuertemente todas las actividades del JRS, que no quiere ser una ONG entre otras, ya que sobre todo desea acompañar a los refugiados, caminar con ellos hacia el futuro: es una organización que pretende ser humana, espiritual y también pedagógica. Reflexionando sobre la historia y el compromiso del JRS, el padre Sosa ha hecho alusión a la reciente encíclica del Papa Francisco, Fratelli tutti. El Santo Padre nos invita a entrar en un mundo que permita una renovación de los encuentros y el diálogo, especialmente con los olvidados, los refugiados y los migrantes.

Al final de su intervención, el P. Sosa ha anunciado que a partir de este año, el 14 de noviembre será considerado en toda la Compañía de Jesús como el “Día del JRS”. Esta es una forma de recordar la respuesta continua de la Compañía de Jesús a las necesidades de las personas desplazadas por la fuerza. También ha hecho saber que la Compañía, con motivo del 40 aniversario, está haciendo una contribución de un millón de dólares para apoyar la misión de acompañamiento, servicio y defensa de los refugiados.

La Eucaristía de este aniversario propuso, como primera lectura, un extracto de una carta del P. Pedro Arrupe del 14 de noviembre de 1980. Después de explicar cómo le había conmovido personalmente la difícil situación de los “boat people” que había conocido, y cómo había compartido con los Superiores Mayores de la Compañía la urgencia de que ésta se involucrara ante tal desafío, el P. Arrupe escribía: “Considero (esta obra) como un nuevo apostolado moderno para la Compañía en su conjunto, de gran importancia hoy y en el futuro, que también aportará un gran beneficio espiritual a la Compañía.”

La homilía del Padre General ha girado alrededor de dicho momento histórico. También con la carta de San Pablo a los Tesalonicenses, que nos invita a ser agentes de luz y vigilancia (1 Tes 5, 1-6), y con el Evangelio elegido para la ocasión, el de San Mateo capítulo 25 (14-30), que subraya la importancia de dejar que los demás se beneficien de los talentos y recursos propios. El P. Sosa dijo que el JRS ha sido una gran expresión del compromiso de la Compañía de Jesús de amar y acompañar a los pobres y excluidos, de una manera específicamente ignaciana, durante 40 años.

Jesuitas y compañeros de misión están llamados a ofrecer una respuesta audaz a las crisis que surjan en un momento determinado y ello sin perder de vista el largo plazo. Lo cual implica abrir perspectivas de un futuro mejor para todos, especialmente para aquellos que sufren por la pobreza o la violencia. La audacia es necesaria, como lo fue para los personajes de la parábola que tuvieron que comprometerse y arriesgarse a fin que sus talentos dieran fruto. En el presente contexto, las prioridades del JRS, a saber, la reconciliación, el apoyo psicológico, la educación y el acceso a los medios de subsistencia, encarnan la misión de la Compañía de Jesús tal como lo han expresado las recientes Congregaciones Generales.

Al concluir su homilía, el Padre General reconoció que “El 40 aniversario del JRS es agridulce: Si el reino de Dios estuviera totalmente presente, ¡no necesitaríamos el JRS! Sin embargo, la urgencia del mensaje del Evangelio nos obliga a continuar nuestro trabajo.”

Lea la carta del Papa Francisco con motivo del 40 aniversario del JRS

40 años de acompañamiento

Servicio Jesuita a Refugiados
 

GALERÍA DE FOTOS
2020-11-14_jrs40_history
Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas