Al servicio de tres Generales: La misión del P. Lisbert D’Souza

El P. Lisbert D’Souza deja la Curia General al cabo de casi 16 años de servicio como Asistente del Padre General para la Asistencia de Asia Meridional. Pocos Asistentes, en la historia moderna de la Compañía, han asumido durante tanto tiempo ese tipo de responsabilidad. Y menos aún tuvieron la oportunidad de ofrecer sus consejos a tres Superiores Generales diferentes. Le preguntamos sobre su experiencia.

Padre Lisbert, ¿cuándo llegó a la Curia General y en qué circunstancias?

El P. Julian Fernandes, mi predecesor, podría haber continuado hasta la CG 35 después de casi 13 años de servicio meritorio, pero pidió ser relevado por razones de salud. Yo estaba al término de mi función como Provincial de Asia Meridional y Presidente de la Conferencia. El P. Kolvenbach me nombró Asistente Regional y Asistentead providentiam, uno de los cuatro Asistentes que supervisan la “vida” global de la Compañía. Llegué en septiembre de 2004 y asumí el cargo el 1° de enero de 2005. En la CG 36, ya me tocaba terminar. Sin embargo, el P. Sosa me pidió que me quedara. Y mi sucesor tomó el relevo el 3 de diciembre de 2019. ¡Las circunstancias, no la competencia, explican mi larga permanencia en el cargo!

¿Han evolucionado sus responsabilidades a lo largo de los años?

De hecho, sí. Con el P. Kolvenbach éramos sobre todo Asistentes Regionales y algo secundariamente Consejeros Generales. Cuando el P. Nicolás creó comités intra-Consejo, ello hizo que mi papel como Consejero General fuera más prominente. El compromiso del P. Sosa de seguir con prontitud los mandatos de la CG 36 (Preferencias Apostólicas Universales, protección de menores, relación entre Superiores y Directores de Obras, etc.) y la creación del Consejo General ampliado reforzaron aún más el papel de Consejero General.

2020-06-24_lisbert-dsouza_india1

Usted ha servido como Asistente bajo tres Generales. ¿Cuál diría que fue la característica más llamativa de cada uno de ellos? ¿Qué es lo que más le ha inspirado de cada uno de estos tres hombres, el P. Kolvenbach, el P. Nicolás y el P. Sosa?

Destaca la vasta erudición del P. Kolvenbach manifestada en sus cartas. Su fenomenal memoria para las personas y contextos y su aguda comprensión de las complejidades hicieron que su orientación fuera extraordinariamente útil, ya que yo era nuevo en mi función. La cordialidad personal y la destreza práctica del Padre Nicolás me sirvieron de ejemplo. También su comprensión y aprecio por las realidades religiosas y culturales de Asia, y su apoyo a los teólogos asiáticos que se esfuerzan por desarrollar una teología propia. Con el P. Sosa, me siento estimulado por su firme compromiso social, que fluye de su profundo asentamiento en nuestra espiritualidad y tanto su orientación académica como su experiencia sociopolítica.

¿Hay algún momento especial que recuerde, una experiencia que haya tenido, aquí en la Curia que atesore por el resto de su vida?

En un retiro del Consejo, el director usó la Autobiografía de Ignacio como guía. De repente, la devoción de Ignacio a la Santísima Trinidad cobró vida en lo más profundo de mi ser. Meditar cada mañana ante el icono de la Santísima Trinidad de Andrei Rublev, al abrir mi ordenador, y repetir el Trisagio (Santo eres tú, Dios...) a lo largo del día me ha hecho más “contemplativo” de lo que era. Esta devoción me desafía a salir de mí mismo en el amor, una disposición que me hace falta como introvertido y a quien le cuesta ir más allá de mi zona de confort.

2020-06-24_lisbert-dsouza_india2

Durante estos últimos años, ¿hay alguna “Carta del General” o algún documento de la Compañía que le haya alimentado como jesuita y como Asistente del Padre General?

No me viene a la mente ningún texto. Sin embargo, he aquí algunas perspectivas que aprecio profundamente: La convicción de Ignacio de que Dios se dirige directamente a nosotros y que la eficacia apostólica no se deriva del esfuerzo humano sino de la mano omnipotente de Dios. La llamada del Padre Nicolás a buscar la profundidad espiritual, intelectual y humana. Y tres “dichos” del P. Sosa: Missio Dei, nunca “nuestra” (misión jesuita), vital para una auténtica colaboración; Vida-misión, no vida “y” misión que tiende a insinuar una distinción, sino una separación; Mantener las tensiones y no buscar nunca favorecer a uno sobre el otro (contemplación-acción, cuidado personal-atención apostólica, institucional-carismática/profética).

Por último, ¿qué consejo daría a los jesuitas que son nombrados a la Curia, para que puedan beneficiarse de esta experiencia y servir a la Compañía de la mejor manera posible?

“Consejo” es una palabra demasiado grandiosa. Invito a estos jesuitas a disfrutar del privilegio de estar en el centro de la misión de la vida de la Compañía, compartiendo los éxitos y las luchas de nuestros compañeros en todo el mundo. Esta alegría equilibra el cansancio que el volumen de trabajo puede causar. Además, valorar la diversidad cultural de nuestra comunidad y su misión de hospitalidad. Los jesuitas visitantes se llevan un profundo sentido de pertenencia a la Compañía universal cuando nos encuentran amables y disponibles; tenemos nota alta.

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas