La misión de reconciliación del JRS en la República Centroafricana

La reconciliación es un eje prioritario del marco estratégico del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS). Esta prioridad apostólica es palpable en la República Centroafricana (RCA), un país devastado por varios años de guerra civil y que sufre de una pobreza extrema. En su histórica visita a la RCA en noviembre de 2015, el Papa Francisco lanzó una llamada al trabajo por la paz y a la reconciliación en el país. El JRS ha respondido activamente a esa llamada desarrollando actividades de educación para la paz en sus zonas de intervención: la región meridional de Lobaye; la capital, Bangui; y la región central de Bambari. Estas actividades son multiformes: cohesión social entre desplazados internos y comunidades de acogida, cohabitación pacífica entre diferentes comunidades sociorreligiosas, formación de líderes en prevención y resolución pacífica de conflictos, acompañamiento psicosocial y formación profesional de niños soldados desmovilizados.

En Lobaye, la cohabitación entre las diferentes comunidades está gangrenada por las graves tensiones entre las familias de acogida cristianas, las poblaciones centroafricanas desplazadas (en su mayoría musulmanas) que han vuelto al redil y, por último, los refugiados congoleses. Las heridas del pasado están todavía a flor de piel, así como la desconfianza y el odio entre las comunidades musulmanas y cristianas. En este sentido, los talleres sobre la reconciliación ponen el acento en la necesidad del perdón, la identificación y el reconocimiento de los prejuicios nocivos para la convivencia, la tolerancia, la aceptación y el respeto al otro más allá de la diferencia de religión.

2020-07-21_annuario-54_children

En Bangui, el JRS interviene en los barrios sensibles, como Fátima y Boeing, donde el conflicto entre musulmanes y cristianos se ha cobrado muchas víctimas humanas y ha causado destrucciones de viviendas. Tanto antiguos verdugos como víctimas, cristianos y musulmanes, reflexionan juntos sobre las causas y las consecuencias destructoras del conflicto que los enfrenta. Estos talleres de formación tienen como objetivo principal formar agentes de paz: conocer los valores de las otras religiones, participar activamente en la lucha contra las violencias y las discriminaciones entre cristianos y musulmanes y contra otras formas de conflictos para una paz duradera.

En Bambari, en el centro de la República Centroafricana, las fracturas entre las diferentes comunidades son intensas y profundas, y se ven continuamente exacerbadas por los ataques de grupos armados, que se dicen unos del islam y otros de la religión cristiana. Un aspecto crucial de nuestra misión es el seguimiento y la formación de antiguos niños soldados desmovilizados. En la RCA existen unos 12 500 niños y niñas soldados, enrolados por la fuerza en los grupos rebeldes. En la mayoría de loscasos los drogan, abusan de ellos y losempujan a cometer crímenes, incluso en sus círculos familiares o en su pueblo, con el objetivo de vincularlos definitivamente a los grupos rebeldes. Mediante el acompañamiento psicosocial, el JRS ayuda a los niños soldados desmovilizados a reconciliarse consigo mismos, trabajando con ellos sobre sus traumas y proponiéndoles una inserción escolar o el aprendizaje de un oficio, la alfabetización y la formación en actividades que puedan generar ingresos. El camino de la sanación consta de varias etapas: restablecer la autoestima y la confianza en sí mismos a pesar de las violencias que hayan cometido con otros; aprender a controlar los comportamientos violentos para la reinserción social; ir a la escuela o aprender un oficio con el fin de recobrar una vida social.

Es conmovedor el testimonio de Grace, una niña soldado desmovilizada que pudo beneficiarse del seguimiento psicosocial y del aprendizaje de la costura: «Cuando estalló la guerra, tenía 13 años. Mataron a mi padre y a mi madre delante de mí. Entonces, decidí unirme al grupo armado de los Anti-Balaka para vengar a mis padres. Un día llegué a Bambari junto con mi grupo armado; oí hablar de una jornada de sensibilización del JRS para los niños soldados y me acerqué a ver. Allí nos proponían una vida nueva; eso me hizo reflexionar, mi cólera disminuyó un poco y decidí dejar las armas y aprender un oficio. Con la formación he logrado perdonar y he intentado seguir un camino mejor. Si me hubiera quedado en el grupo armado, no habría sobrevivido ni habría aprendido un oficio. Ahora sé que estoy en el buen camino».

El testimonio de Grace, así como otros testimonios vivos, son la razón esencial por la que el JRS continúa con la misión en la RCA, a pesar de los miedos y los traumas. Creemos firmemente que Dios está actuando en el corazón de este país, y nuestra misión consiste en colaborar con ardor en su obra de reconciliación y de justicia, acompañando con Cristo, en la fe y en la esperanza, a las personas vulnerables, rotas y heridas en su dignidad.

[Artículo de la publicación "Jesuitas - La Compañía de Jesús en el mundo - 2020", por Eric Goeh-Akue SJ, Paul Marie Bouda SJ y Laura Lora Ballesta]

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas