Toda la “familia jesuita” celebró la vida de Abouna Frans

Ha sido un acontecimiento memorable: una Eucaristía de acción de gracias en la iglesia jesuita de San José de Beirut, para celebrar la memoria del Padre Frans van der Lugt. Hace exactamente cinco años, el 7 de abril de 2014, Abouna (‘Padrecito’) Frans, como se le conocía cariñosamente, fue brutalmente asesinado a tiros en Homs, Siria.

El P. Arturo Sosa, Superior General de la Compañía de Jesús, presidió la Eucaristía concelebrada por más de cincuenta sacerdotes. La iglesia estaba abarrotada, con gente de todas las clases sociales. Entre los presentes se encontraban obispos en representación de los patriarcas maronita y armenio, el Presidente del Consejo de las Iglesias del Cercano Oriente, representantes de otras iglesias y órdenes religiosas, antiguos alumnos, colaboradores, amigos y simpatizantes de los jesuitas en el Líbano. Algunos de ellos habían conocido a Abouna Frans personalmente.

El Evangelio del quinto domingo de Cuaresma (Juan 8:1-11) trataba de la adúltera. En su homilía, el P. Sosa señaló cómo Abouna Frans había tomado partido por los quebrantados y abrumados, por los pecadores y por los perdidos y, como un verdadero pastor, les había ayudado a enderezarse y a volver a Dios. Es de conocimiento general que, durante casi cincuenta años de ministerio en Siria, este santo influyó en las vidas de cientos de personas, jóvenes y ancianos, cristianos y musulmanes, de todas las maneras posibles y siempre para su bien. La fuerza motriz de su vida fue el amor entre nosotros y el amor a Dios.

La Eucaristía fue presidida en inglés con algunas partes en árabe y francés para adaptarse a la diversidad de los presentes. Una buena representación de los fieles de esta subparroquia de Beirut también se unió a la Eucaristía. Después de la Misa, el P. Sosa saludó a los obispos y a algunos invitados distinguidos y charló con ellos.

2019-04-09_lebanon_jesuits

El inmenso contingente de jesuitas presentes tuvo derecho a compartir en privado con el Padre General las cuatro preferencias apostólicas universales (PAU) de la Compañía de Jesús. A través de una presentación de PowerPoint bien preparada, el Padre Sosa desafió a los jesuitas presentes no sólo a asimilar estas preferencias, sino también a movilizarse poniéndolas en práctica.

Un ágape festivo y una breve sesión de fotos cerraron un día lleno de acontecimientos para todos. ¡A lo largo del programa, pudimos sentir que el espíritu de Abouna Frans sigue vivo!

Lea la homilía del Padre General.

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas