Día Mundial de los Refugiados 2020: Conocer para comprender

Un grupo de organizaciones basadas en la fe, incluido el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), ha publicado una declaración con motivo del Día Mundial del Refugiado 2020, que se celebrará el próximo sábado 20 de junio. Este mensaje hace eco al del Papa Francisco que invita a todas las personas de buena voluntad, en todas partes, a reflexionar, orar y comprometerse en ayuda a los refugiados y los desplazados de fuerza, tan numerosos en el mundo de hoy.

Como señala el Papa, no es posible comprender las situaciones penosas en las que se encuentran los refugiados y los migrantes sin darse la pena primero tiempo de estudiar el contexto que les lleva a abandonar sus hogares. Es un caso, como tantos otros, en el que el conocimiento es necesario para la comprensión. Con esta finalidad, una parte importante del trabajo de organizaciones como el JRS, gente que de hecho conoce no sólo las situaciones sino también a las personas desplazadas o refugiadas, es la sensibilización. Cuando conocemos mejor lo que está sucediendo, cuando conocemos a las personas que han tenido que exiliarse, entonces podemos vencer la indiferencia que eleva muros y cierra fronteras.

El Papa Francisco recuerda este año que también Jesús, con su familia, tuvo que huir de la opresión política y la persecución. Según él, se debe mostrar una preocupación especial por los niños desplazados por la fuerza y por sus familias. Los que quedan atrapados en las redes de la trata de personas, los que huyen de zonas de conflicto o regiones asoladas por desastres naturales y, por supuesto, los que huyen de la persecución. Francisco nos dice que todas esas víctimas esperan que tengamos el coraje de derribar los muros de la “complicidad cómoda y muda” que agrava su situación de desamparo. Pide compasión y dedicación.

En sus orientaciones pastorales sobre los “desplazados por la fuerza”, el Dicasterio Vaticano para el Desarrollo Humano Integral propone a todas las instancias de la Iglesia Católica los siguientes objetivos: “Promover la cultura del encuentro en las comunidades de acogida, creando oportunidades para el contacto personal con los IDP (personas desplazadas internas), estableciendo grupos de voluntarios y fondos especiales para ayudar a todas las personas en situación de vulnerabilidad, y brindando una atención pastoral y servicios, tanto a los IDP como a las comunidades de acogida.”

La declaración del JRS y otras organizaciones religiosas involucradas en el campo de la migración propone la misma orientación. Confirma el compromiso de los organismos para acompañar y servir a las personas desplazadas, y también para darles voz, para promover su participación en la construcción de sociedades abiertas y acogedoras. El mensaje también hace referencia a la situación particular que estamos viviendo en todo el mundo, la del COVID-19. Estos migrantes, refugiados y desplazados son ya, en tiempos normales, extremadamente vulnerables. Pero, durante la pandemia, muchos se han visto expuestos a mayores riesgos al no recibir la protección de las autoridades públicas que bastante tienen con enfrentarse al coronavirus.

En conclusión, el mensaje de esta Jornada Mundial de los Migrantes y Refugiados es un llamamiento a la transformación, a abrir los ojos y los corazones a la acción de compromiso con los solicitantes de asilo, a conocer de cerca a los refugiados y los desplazados. El Papa insiste: “¡[Estas personas] no son estadísticas, sino personas reales! Si las conocemos, sabremos más sobre ellas y, conociendo sus historias, podremos entenderlas.”

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas