Gratitud y misión renovada

El domingo 27 de septiembre se celebró una oración especial en la tumba de San Ignacio, en la iglesia del Gesù, en Roma. El 27 de septiembre de 1540 fue cuando la Compañía de Jesús recibió su aprobación del Papa Pablo III. El servicio fue presidido por el Superior General de los jesuitas, Arturo Sosa.

“Este día tiene muchas resonancias para los jesuitas y nuestros compañeros de misión” dijo el P. Sosa. “Nos devuelve a lo básico: quiénes somos, a quién servimos, nuestra misión de reconciliar y sanar nuestro mundo y sus pueblos. Este año, hemos querido recordar especialmente a los que murieron a causa de la Covid 19”.

Participaron los escolásticos jesuitas que estudian en Roma, junto con miembros del consejo del P. General, representantes de la familia ignaciana y algunos socios laicos.

Se encendieron velas delante de la tumba de San Ignacio como símbolos de nuestro deseo y necesidad de la gracia de Dios y para recordar a los que han muerto durante la pandemia. El servicio terminó con una procesión a la capilla de la Madonna della Strada y el canto de la Salve Regina.

El texto del servicio está
 

DISPONIBLE AQUÍ (PDF)
2020-09-27_sj-foundation_prayer
Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas