Ser jesuita en Pamplona

Hay jesuitas en la ciudad de Pamplona, en Navarra (España), famosa por la batalla en la que fue herido gravemente Ignacio de Loyola en 1521, La Compañía de Jesús dirige un colegio en la ciudad, cuyos orígenes se remontan a 1580. El colegio se cerró cuando los jesuitas fueron expulsados de España en 1767. En 1946 se reabrió una nueva institución educativa: el Colegio San Ignacio, que pasó de tener 32 alumnos hasta los casi 1.800 de ahora.

Como en todas partes, los profesores y animadores son laicos. El director es un jesuita: Carlos Moraza. Otros dos miembros de la comunidad de Pamplona participan en las actividades pastorales de la escuela. Mientras visitábamos esta comunidad de ocho miembros con el Padre General, preguntamos al P. Moraza y a dos de sus compañeros lo que significa para ellos, sobre todo a nivel espiritual, vivir en esta ciudad histórica, al menos desde el punto de vista de la historia ignaciana. Aquí están sus testimonios.

2021-05-31_pamplona_moraza

Carlos Moraza, SJ

Vivir en Pamplona y trabajar en el colegio San Ignacio de Loyola de esta ciudad es hoy algo por lo que dar gracias cada día. El colegio no es solo una institución educativa sino una obra apostólica y aún más un lugar de vida.

Decía Joan Margarit, famoso poeta y arquitecto español, que “una herida es también un lugar donde vivir”. Me gusta la frase aplicada a Ignacio (y también a todos nosotros) porque su herida en Pamplona el 20 de mayo de 1521 supuso para él, tras la consabida convalecencia en Loyola y su conversión, un lugar de vida. Con todo, Ignacio no se quedó ahí, en la herida, sino que aprendió de ella y su cicatriz, así lo entiendo, le recordaba cada día dónde debía poner su mirada que no era en lo ya pasado, sino en el presente y en el futuro lleno de esperanza y novedad que Dios le presentaba.

Ojalá este año ignaciano que comienza sea para todos nosotros, laicos y jesuitas comprometidos en una misma misión, una oportunidad para sanar nuestras heridas y ojalá, como Ignacio, experimentemos queel Espíritu nos sonríe cuando dejamos marchar el rencor y las heridas viejas. Que él nos enseñe a querernos frágiles y contradictorios; y que él sea también nuestro aguijón cuando, pese al miedo o al conflicto o a las heridas y a las cicatrices, nos levantamos para plantar cara a la derrota, el miedo, la noche y el frío.

2021-05-31_pamplona_fraile

Carlos María Fraile, SJ

Como jesuita, vivir en Pamplona me aporta formar parte de una comunidad de laicos y jesuitas implicados en la evangelización desde la educación; descubrir la presencia y el cariño que la espiritualidad ignaciana tiene hoy entre muchos de sus habitantes; acercarme más y mejor a San Francisco Javier y agradecer a Dios su llamada a ser jesuita.

La herida sufrida por Ignacio de Loyola en Pamplona fue un fracaso, una ruptura de sus sueños y proyectos y, también, tras el proceso posterior que vivió en Loyola y Manresa especialmente, la apertura a un proyecto nuevo basado en otros valores, con otro modo de ver el mundo, las personas, a él mismo y a Dios. Este cambio, este nuevo sentido de la vida descubierto por Ignacio, puede ser una luz para resituar crisis, rupturas personales, sociales, que nos puede tocar vivir. Hoy los jóvenes viven en un mundo de cambios rápidos, de interrogantes personales, sobre su futuro, el de la humanidad... Acercarse al Ignacio herido en Pamplona, a su proceso, puede ser una invitación a releer la vida con otra profundidad, desde otros valores, para otros proyectos y, también, a buscar las destrezas para alcanzarlos.

2021-05-31_pamplona_sada-aldaz

Ricardo José Sada, SJ

Los inicios de mi vocación tienen sus raíces en el colegio-seminario de Javier. Desde entonces, para mí la figura de Ignacio estuvo unida, yo diría que arrastrada, por la vida de Javier, que viví intensamente con mucha ingenuidad, primero; con enorme idealismo, después; y con un mantenido compromiso a partir de mi ingreso en la Compañía.

A partir de mi ingreso en la Compañía, las tornas cambiaron y, aunque Javier seguía formando parte de mi vida espiritual, la figura de Ignacio fue tomando cuerpo en mí, creciendo en conocimiento, devoción y admiración hasta consolidarse hoy como el tronco de mi espiritualidad. El hecho de vivir ahora, de nuevo en Pamplona, me ayuda a volver, rumiar y consolidar las raíces de mi propia vocación.

Es cierto que la herida en Pamplona supuso un fracaso personal para Ignacio, pero la historia que de ahí nació fue tan importante y positiva, espiritualmente hablando, que la lectura del hecho histórico real se trocó en un acontecimiento histórico-espiritual, sin precedentes.

Así creo yo que lo ha vivido y vive el pueblo creyente y, más todavía, cuantos han conocido y tratan de vivir la espiritualidad ignaciana. Del fracaso aparente al éxito verdadero, de lo secundario a lo fundamental, de lo terrenal a lo espiritual. Este es el mensaje que trasmite esa placa de la Avenida S. Ignacio y, que por curiosidad o por interés, leen diariamente muchos pamplonicas y extranjeros. Para unos, pasa desapercibida, para otros provoca curiosidad, interpelación y... quizá, llamada a la superación.

2021-05-31_pamplona_sj
2021-05-31_pamplona_ph05 2021-05-31_pamplona_ph02 2021-05-31_pamplona_ph06 2021-05-31_pamplona_ph01 2021-05-31_pamplona_ph03 2021-05-31_pamplona_ph04 2021-05-31_pamplona_ph07
Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas