Japón abre sus puertas a jóvenes trabajadores extranjeros

Hace poco tiempo, la Comisión Justicia y Paz de la Iglesia católica de Japón organizó un encuentro anual nacional en la ciudad de Nagoya. Entre los 17 talleres diferentes sobre diversos temas sociales, al departamento de migraciones de nuestro centro se le pidió que organizara un taller sobre los inmigrantes en Japón. Para nuestra sorpresa, unas 60 personas, con diferentes experiencias, participaron en ese taller, de un día de duración.

Presentamos un vídeo de 15 minutos para abrir una discusión sobre el despido injusto de cuatro trabajadores extranjeros. Me sorprendió saber que durante años habían estado haciendo dos horas extra de trabajo al día sin que se les pagara. Frustrados y sin esperanza ante tal situación, un día se quejaron al director de la empresa y fueron licenciados en al acto: «¡Fuera de aquí! Estáis despedidos».

Nuestro centro los puso en contacto con un sindicato privado y, tras dos meses de negociaciones, obtuvieron el 80 % de la remuneración que se les debía y hoy están bien situados en otros empleos.

2020-08-26_annuario-104_lesson

Red jesuita sobre migraciones en Asia oriental

La región de Asia Oriental y Pacífico, o Jesuit Conference of Asia Pacific (JCAP - Conferencia de los jesuitas de Asia Pacífico), donde están situadas nuestras Provincias jesuitas, es una región muy estratégica desde el punto de vista de las migraciones. Japón, Corea, Taiwán y Australia, sobre todo, son países que reciben trabajadores inmigrantes; el resto de países los envían. Millones de personas se mueven por toda la región buscando empleo y seguridad. Solo en Japón hay cientos de miles de brasileños, peruanos y otros latinoamericanos, cosa que no sucede en otros países.

Hace unos años, la JCAP escogió las «migraciones» como un tema prioritario. Entonces se creó la red jesuita de migraciones, en la que hay activos siete países. Además de las actividades con migrantes vulnerables que se realizan en cada país, la red ha investigado y publicado libros sobre las familias de los trabajadores migrantes que se quedan en el país de origen y sobre los migrantes que regresan a su lugar de procedencia.

El tercer tema es el «mercadeo» en la región. Ahora, puesto que el número de vietnamitas que vienen a trabajar a Japón bajo la etiqueta de «prácticas» ha crecido enormemente en los últimos cinco años, hasta superar los 200 000, hemos decidido investigar en Vietnam, para estudiar cómo es que tantos jóvenes trabajadores de zonas rurales pobres podían arreglárselas para venir a trabajar a Japón. Pasamos en total más de siete semanas en Vietnam, después de haber hecho un trabajo similar en Japón con la ayuda de vietnamitas que viven aquí. Parte de lo que averiguamos saldrá a la luz en Brokers (Mercaderes), el tercer libro de la red jesuita, que está a punto de ser publicado.

2020-08-26_annuario-104_trainees

A principios de los noventa, Japón puso en marcha un sistema educativo para jóvenes en prácticas procedentes de economías en desarrollo, que ha sido muy criticado dentro y fuera del país, debido a que se está usando para proporcionar mano de obra barata a empresas japonesas que sufren de una grave carencia de trabajadores. La idea inicial era proporcionar formación técnica a jóvenes de economías en desarrollo, de forma que pudieran usar las capacidades adquiridas en Japón para desarrollar sus propios países.

La dificultad está en que en Japón existe un serio déficit de mano de obra, mientras que la mayoría de los países de Asia Oriental sufren de desempleo. Cuando Japón ofrezca condiciones humanas justas de vida y de trabajo en su territorio y pague salarios iguales o similares a los que reciben los trabajadores japoneses, ambas partes saldrán ganando.

El mismo día en que escribo este texto, un periódico de Tokio ha publicado dos extensos artículos sobre trabajadores extranjeros en Japón. Uno de ellos menciona los resultados de una investigación a nivel nacional realizada por la agencia de noticias Kyodo. Uno de los principales resultados de la encuesta tenía que ver con los dos sectores preferidos por los extranjeros a la hora de venir a trabajar: primero (56 %) «cuidados de enfermería» y segundo (50 %) «agricultura y pesca». Ambos son sectores en que los jóvenes japoneses no quieren trabajar, debido a las duras condiciones y los bajos salarios. A continuación, venía el trabajo en la construcción.

Teniendo todo esto en cuenta, hay mucha labor que se podría hacer para ayudar a tantos miles y miles de jóvenes trabajadores extranjeros. Soñando con ayudar a sus familias, que viven en la pobreza en su país de origen, y con prosperar para construir un futuro mejor, arriesgan sus propias vidas. Nuestro centro no tiene muchos recursos ni personal, pero nuestras prioridades en los últimos diez años han sido la asistencia legal con abogados y la enseñanza del idioma para los más vulnerables. Uno de nuestros sueños recientes es abrir un centro de seminarios dirigido a los trabajadores migrantes. ¡Tal vez, cuando este anuario vea la luz, este sueño se haya hecho ya realidad!

[Artículo de la publicación "Jesuitas - La Compañía de Jesús en el mundo - 2020", por Ando Isamu SJ]

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas