Compartiendo la alegría de la Navidad con “Gaudete”, interpretado por jóvenes jesuitas

Por James Hanvey SJ, Servicio de la Fe - Curia Generalicia

"Alégrense" - Gaudete – al parecer se trata de un conjunto de villancicos de finales del siglo XVI al tono de una antigua melodía medieval. Su atrevido y animado ritmo expresa bien la alegría graciosa del villancico invitándonos así a celebrar el nacimiento de Cristo. La letra con su pulso rítmico resulta especialmente bien cantada a cappella como es el caso aquí por los estudiantes jesuitas del Gesù, en Roma.

Como ocurre a menudo con los villancicos tradicionales, sus versos sencillos encierran a menudo una teología que expresa la maravilla ante el prodigio de la natividad de Cristo. El texto y la música lo hacen yuxtaponiendo sencillas declaraciones que mezclan los hechos del nacimiento y su significado. Esto nos lleva a las extrañas paradojas de la Natividad, que luego se abren al asombro. Cada versículo habla de la gracia de la Encarnación, no sólo de algún acontecimiento pasado que se recuerda, sino presente para nosotros hoy en día: "el tiempo de gracia ha llegado" (Tempus adest gratiæ). Esta es la fuente y la causa de nuestro regocijo: ¡Gaudete! El niño está ahora aquí "para nosotros". Como cada villancico, el efecto de Gaudete es hacernos presentes con los pastores y los magos Nos convertimos en participantes, no en espectadores. Esa es también la gracia de la música. La antigua proclama de Navidad, la profecía de Isaías, se cumple en nuestra presencia, "porque nos ha nacido un niño, nos ha sido dado un hijo...”

Como cualquier villancico bien hecho, sigue resonando en nosotros después de que los cantantes han dejado de cantar. Fácilmente recordados y asimilados, los ritmos entran en nuestro espacio interior y en nuestra conciencia; se despliegan hasta que nosotros también nos regocijamos, llenos ahora de una alegría y un asombro interior - un nacimiento tan simple y humano, que trastorna todas nuestras categorías; no es una amenaza sino un regalo que nunca podríamos haber imaginado, abriéndonos a un misterio inagotable. Como dice Gaudete, Dios se ha convertido en hombre ante el asombro de la naturaleza - homo factus est, natura mirante (versículo 3).

Tal vez en estos días de Navidad podamos permitir que la naturaleza nos muestre el camino a seguir a la faz del misterio. Con toda la oscuridad y confusión de este año, llegar con sencillez y humildad, estar todavía ante el Cristo niño que puede enseñarnos a tener fe de nuevo, a esperar de nuevo, a vivir de nuevo de una manera mejor y más amorosa. Mundus renovatus est - ¡el mundo se ha renovado! Y oramos para que así sea. Amén.

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas