Hospitalaris: acoger y ser acogido, una apertura al futuro

Una de las experiencias más profundas y transformadoras que hemos vivido en nuestra familia ha sido el hecho de acoger.

Marta Baylina Melé

Esta frase resume, en pocas palabras, toda la belleza del proyecto Hospitalaris que ha emprendido la obra Migra Studium de la Compañía en Barcelona, España. Son palabras de Marta Baylina que habla de la riqueza de compartir la vida en familia con un refugiado, animando así a otras familias a unirse al proyecto.

En un artículo anterior, presentamos el contexto en el que el equipo de Migra Studium afronta los distintos aspectos de la problemática de la migración y el asilo en la capital catalana. El apostolado con los refugiados, inspirado en el compromiso que adquirió con los esclavos negros el jesuita Pedro Claver (1580, Verdú, Cataluña - 1654, Cartagena, Colombia), es modelo de atención evangélica a personas que han pasado por grandes pruebas y que a menudo siguen padeciendo marginación y rechazo.

En los locales de Migra Studium, hemos conocido a Pilar Pavia Sala, religiosa del Sagrado Corazón y coordinadora de la red hospedaje de la organización, así como a Aattaa Allah Marjani, joven marroquí acogido por la red Hospitalaris, y a Marta Baylina Melé, profesora y madre de familia, ahora madre de una familia de acogida.

2021-08-17_migra-studium_baylina

Marta Baylina Melé

Al presente, nuestra familia está viviendo una segunda experiencia de acogida. En otoño de 2018 vivió con nosotros Beshr, de Siria. Desde abril de este año, forma parte de nuestra familia Mamadou, de Senegal. Todo ocurrió “providencialmente”. Como profesora, tenía tiempo disponible en agosto y me ofrecí como voluntaria para acompañar a un refugiado sirio en el aprendizaje del idioma. Pensé que era yo la que iba a ayudarle, pero fue él quien me enriqueció mucho a mí. Pude enterarme de lo que había sufrido, de su largo viaje, de los traumas que le perseguían. Y conocí el proyecto Hospitalaris...


Tenía miedo de proponérselo a mi marido y a mis tres hijos, Carmen, Jordi y Matt, de entre 10 y 14 años. ¡Bueno! Para los niños no había NINGÚN problema; éramos nosotros, los adultos, los que nos mostrábamos reticentes. Beshr vino a vivir con nosotros. Tenía 19 años y se hizo fácilmente amigo de nuestros hijos. Después, fueron los propios niños los que nos dijeron: “¡Queremos repetir la experiencia! ¿Quién puede venir a vivir con nosotros?” Y actualmente estamos dando la bienvenida a Mamadou. Le gusta el fútbol, lo que le ha acercado inmediatamente a Jordi. Nuestros hijos se han hecho sensibles, de forma natural, a la situación de los inmigrantes y refugiados y, sin darle mucho bombo, comparten esta bonita experiencia con sus amigos. Son más conscientes de que la vida para ellos es fácil, mientras que para otros jóvenes de su edad es muy dura.


Acompañamos, simplemente a través de la amistad y en la vida cotidiana, a estos jóvenes, que tienen que superar tantas barreras administrativas. Su objetivo es estudiar y labrarse un futuro. Las normas de inmigración suelen complicar las cosas. En este contexto, Migra Studium ofrece un marco, un acompañamiento y una base de confianza para avanzar hacia un futuro de esperanza.


La familia O’Dea-Baylina hace todo tipo de actividades con los que acoge, incluyendo una visita a la Basílica de Santa María del Mar.

Marta Baylina Melé
2021-08-17_migra-studium_marjani

Aattaa Allah Marjani

Soy marroquí. Vivía en un rincón del país donde no veía ningún futuro. Desde los 12 años, me dije que, si quería tener un futuro, tendría que salir de este callejón sin salida. A los 17 años, conseguí un visado de turista para Europa con mi padre. Él volvió con la familia al cabo de 15 días; yo me quedé, con la vista fija en el futuro.


Por supuesto, no fue fácil. Sin familia, sin amigos de verdad, sin idioma... Viví en una casa de okupas e incluso en la calle. El fútbol me abrió las puertas. Conseguí entrar en un club y la coordinadora se dio cuenta de que vivía en la calle. Así que me puso en contacto con Migra Studium, con Pau y Pilar, que me aceptaron en su familia. Los jóvenes, que tenían mi edad, se convirtieron en mis hermanos. Después de esta experiencia, al tener más autonomía, ahora estoy, con un grupo, en una residencia de Migra Studium. el Casal Arrupe. Somos seis personas de diferentes países y estamos aprendiendo a convivir. Ahora tengo amigos de aquí, pero también de Guinea, de Gambia... y todos nos sentimos iguales.


Soy musulmán, de familia musulmana; mi nombre, Aattaa Allah, significa “regalo de Dios”. Pero considero que es posible convivir con personas de otras religiones. Todo es cuestión de respeto. Todos somos humanos y eso requiere respeto mutuo, independientemente de la religión que uno tenga.


Desde que estoy en Migra Studium, he cambiado mucho, he aprendido mucho. Aquí tengo oportunidad de progresar como deportista; ¡ahora estoy en un equipo de voleibol!

Aattaa Allah Marjani
2021-08-17_migra-studium_pavia-sala

Pilar Pavia Sala

Animadora del proyecto Hospitalaris, Pilar Avia tiene mucho que decir sobre los inmigrantes en situación difícil de Barcelona y, más ampliamente, de España. En el año 2000, el 4% de la población española era de origen extranjero; en 2019, supera el 15% y se calcula que 700.000 personas están en situación irregular. Aunque España, con una de las tasas de natalidad más bajas, necesita inmigrantes, el camino hacia la legalidad está plagado de dificultades.

¿Ha cambiado la mentalidad a mejor desde el año 2000? Es difícil decirlo, las opiniones son muchas y contradictorias, y los movimientos de derecha y antiinmigración son muy ruidosos. Grupos como el nuestro tienen que enfrentarse a la mentalidad de quienes ven en los inmigrantes “ladrones de empleo”. De hecho, encontrar pisos para familias inmigrantes es más difícil para nuestra fundación que hace dos años. El contexto de la pandemia no ha ayudado, por supuesto.


Pero el proyecto Hospitalaris va bien. Ha evolucionado con el tiempo, y acogemos a la gente de maneras diversas: empezamos acogiendo en familias, más tarde se abrió el Casal Arrupe, que los jesuitas pusieron a nuestra disposición, especialmente para los jóvenes que habían vivido con una familia durante cuatro meses pero que seguían necesitando apoyo: no podíamos dejar que volvieran a la calle o a los refugios. Eso sería un gran paso atrás. El proceso de regularización de la situación en el país suele durar más de un año. Por ello, los albergues bajo tutela de nuestra organización y de un grupo de voluntarios significan una excelente solución.


La Compañía de Jesús está muy comprometida con el proyecto. Materialmente por supuesto, pero también ofreciendo la orientación de la espiritualidad ignaciana a los que participan. El jesuita Pau Vidal trabaja a tiempo completo en este apostolado y otros jesuitas colaboran con él. El espíritu de la Compañía de Jesús sirve de inspiración. El mismo espíritu, sin duda, que movía a Pedro Claver. Fuimos a Verdú, su lugar de nacimiento. Nos dejamos inspirar. Por supuesto, la situación ha cambiado desde la época de los esclavos, pero el asunto de los derechos fundamentales - aquellos derechos que los esclavos no tenían - sigue siendo de primer orden. Estamos trabajando para dejar claro que no puede haber ciudadanos de distintas categorías, unos con todos los derechos y otros con menos derechos o libertades.

Pilar Pavia Sala

Entre los temas que Migra Studium se toma en serio y que contribuyen al clima de aceptación y acogida en la sociedad catalana, está el de los encuentros interreligiosos. Una gran sala de los locales de la organización está dedicada a la sensibilización interreligiosa; en ella se acoge a los inmigrantes, así como a las familias de acogida y a diversos grupos que quieren trabajar por un futuro de apertura y fraternidad.

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas