Albert Vanhoye, SJ – Profesor y guía, auténtico jesuita del Magis

Con motivo de su fallecimiento, el 29 de julio, publicamos ya un testimonio sobre el Cardenal Vanhoye. Ahora un jesuita nos envía desde la India este escrito que destaca las cualidades humanas y espirituales del gran biblista. Hace exactamente 80 años, el 12 de septiembre de 1941, Albert Vanhoye entraba en la Compañía de Jesús.

Por George Mlakuzhyil, SJ

Un corazón agradecido al que fue director de mi tesis para doctoral me mueve a escribir este testimonio. Cuando escuché la noticia del fallecimiento del Profesor (Cardenal) Albert Vanhoye el 29 de julio de 2021, vinieron a mi mente innumerables experiencias inolvidables de los últimos 45 años. Era como si contemplase un documental. Di gracias a Dios por su larga vida y por su fructífera misión como gran profesor, guía ideal y santo jesuita.

La primera vez que conocí al profesor Vanhoye fue en 1975 en un aula del Biblicum. Tuve la suerte de seguir un iluminador curso suyo sobre “Textos del Nuevo Testamento acerca del Sacerdocio”. Me ayudó a profundizar en el sacerdocio de Cristo, en especial tal como lo presenta la Carta a los Hebreos. Fue para mí como una provocación para transformar mi concepción, tan limitada, del sacerdote cristiano como figura cultual (la del Antiguo Testamento). Me ayudo a ahondar en una nueva visión del sacerdote como un Cristo, que “tenía que ser en todo semejante a sus hermanos: para poder ser un sumo sacerdote compasivo y acreditado ante Dios para expiar los pecados del pueblo” (Heb 2,17).

Quedé fascinado asimismo por la presentación sistemática que hacía el Prof. Vanhoye del sacerdocio de Cristo, siguiendo la estructura literaria de la Carta a los Hebreos (definida científicamente a partir de múltiples criterios). Sus clases tan penetrantes y su pionero libro fueron la inspiración que me movió a realizar la tesis doctoral bajo su experta dirección.

2021-09-13_vanhoye_biblicum

Recuerdo vivamente mi entrevista con el profesor Vanhoye cuando le pedí que fuera mi director. Tras haberme escuchado con atención me dijo: “Sabes que no soy un especialista de San Juan”. Me conmovió su humildad. “Pero usted es especialista en investigación estructural”, respondí, “le pido, por favor, que me ayude a descubrir la estructura literaria del Evangelio de Juan y su fascinante cristología”. A pesar de sus muchas ocupaciones aceptó de buen grado ser director de mi tesis.

Era un hombre de pocas palabras y de gran sensatez. Me dijo que lo primero que había que hacer era leer detenidamente el texto griego del Evangelio de Juan muchas veces, con el fin de detectar los criterios utilizados por el autor. Aunque no fue tarea fácil, poco a poco me fui dando cuenta de la sabiduría de este consejo, que me ayudó a descubrir unos treinta diferentes criterios. Me indicó a continuación que hiciera un estudio crítico de las propuestas que diversos especialistas, usando cada uno sus propios criterios, hacían sobre la estructura de Evangelio de Juan. Me hizo ver que sólo la convergencia de diversos tipos de criterios garantizaría objetividad a la hora de establecer una estructura literaria del Cuarto Evangelio.

Durante esa etapa crítica de mi trabajo de doctorado caí gravemente enfermo (sospecharon que fuese leucemia) y tuve que interrumpir mis estudios y someterme a un tratamiento de incierto futuro en la India. Cuando hablé con él de mis temores, se preocupó como un verdadero hermano mayor, me aseguró sus oraciones y me pidió que confiara en el Señor. Se mantuvo luego en contacto conmigo a través de muy cariñosas cartas durante el largo tratamiento y la convalecencia. Cuando regresé a Roma, después de un año, me escuchó varias veces con gran atención y me animó a completar el doctorado. Pude experimentar lo amable, compasivo, cariñoso y atento que era. Cuando defendí mi tesis con éxito, su alegría fue tan grande como la mía. Caí entonces en la cuenta de lo desinteresado y santo que podía ser un jesuita que tenía el Magis como lema y A.M.D.G. como objetivo de su ministerio. Puede ser el patrón de los que enseñan y estudian Sagrada Escritura.

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas