Consagración de la Compañía al Corazón de Jesús

Concluir el Año Ignaciano, pero al mismo tiempo no cortar la corriente de gracia que ha estado fluyendo en los corazones desde mayo de 2021. Para ello -y especialmente para los jesuitas- un gesto, que une palabras y símbolos, ha sido elegido por el Padre General: la consagración de la Compañía al Corazón de Jesús.

Ella tendrá lugar durante la misa de clausura del Año Ignaciano, en el santuario de Loyola (España) el 31 de julio de 2022. Este acto, que expresa el deseo de los jesuitas de estar ‘puestos con Cristo’ y de servir ‘bajo el estandarte de la Cruz’, tendrá lugar inmediatamente antes de la comunión, siguiendo la tradición de la Compañía de pronunciar los votos en ese momento de la misa.

El Padre Sosa ha escrito a todas las comunidades jesuitas pidiéndoles que incluyan dicho acto de consagración al Sagrado Corazón en sus celebraciones litúrgicas de clausura del Año Ignaciano, durante la festividad de San Ignacio. Es una reiteración, para su actualización, del mismo gesto realizado por el P. Pedro Arrupe hace 50 años, y por uno de sus predecesores, el P. Jan Beckx, hace 150.

2022-07-28_sacred-heart_Paray-le-Monial

He aquí el texto de la consagración, originalmente escrito por el P. Arrupe, que será utilizado en Loyola.

“Oh Padre Eterno:
Mientras oraba Ignacio en la capilla de La Storta, quisiste Tú con singular favor aceptar la petición que por mucho tiempo él te hiciera por intercesión de Nuestra Señora ‘de ser puesto con tu Hijo’. Le aseguraste también que serías su sostén al decirle: ‘Yo estaré con vosotros’. Llegaste a manifestar tu deseo de que Jesús, portador de la Cruz, lo admitiese como su servidor, lo que Jesús aceptó dirigiéndose a Ignacio con estas inolvidables palabras: ‘Quiero que tú nos sirvas’.
Nosotros, sucesores de aquel puñado de hombres que fueron los primeros ‘compañeros de Jesús’, repetimos a nuestra vez la misma súplica de ser puestos con tu Hijo y de servir ‘bajo la insignia de la Cruz’ en la que Jesús está clavado por obediencia, con el costado traspasado y el corazón abierto en señal de su amor a Ti y a toda la humanidad.
Renovamos la consagración de la Compañía al Corazón de Jesús y te prometemos la mayor fidelidad pidiendo tu gracia para continuar sirviéndote a Ti y a tu Hijo con el mismo espíritu y el mismo fervor de Ignacio y de sus compañeros.
Por intercesión de la Virgen María, que acogió la súplica de Ignacio, y delante de la Cruz en la que Jesús nos entrega los tesoros de su corazón abierto, decimos hoy, por medio de Él y en Él, desde lo más hondo de nuestro ser: ‘Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo mi haber y mi poseer; Vos me lo disteis; a Vos, Señor, lo torno; todo es vuestro, disponed a toda vuestra voluntad; dadme vuestro amor y gracia, que ésta me basta’”.

Pedro Arrupe
2022-07-28_sacred-heart_fones

Por último, he aquí una sugerencia: un rato de meditación con la música de Cristóbal Fones, SJ, ‘Canto al Corazón de Jesús’. Disponible en versión internacional en tres idiomas. También disponible en la versión original en español.

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones con los medios de comunicación.

Noticias relacionadas