Tipling, Nepal: estar con las tribus y aprender de ellas

2020-03-18_nepal-tipling_main

El primer lugar donde los jesuitas de Nepal ejercieron su espíritu misionero fuera del valle de Katmandú fue un remoto pueblo en las montañas. Hasta hace poco, no había ningún camino para llegar a Tipling. Después del terremoto de 2015, el Instituto social de los jesuitas de Nepal (NJSI) pudo construir una carretera de 27 km para desenclavar la zona. He aquí los testimonios de dos jesuitas destinados a esa misión: una contribución del P. Samuel Simmick y una entrevista en video con el P. Michael Parent.

Samuel Simmick, SJ

“Cuando el doble terremoto sacudió a Nepal, yo me hallaba presente en los dos casos. El 25 de abril de 2015, cuando ocurrió el primero era justo antes de las 12 del mediodía y yo estaba tomando una taza de té en un lugar llamado Tarkerabari. Me encontraba con algunos fieles de la Misión de Tipling, donde trabajaba en ese momento. Y cuando, el 12 de mayo, el segundo sacudió, yo estaba en Tipling en el centro de socorro y rehabilitación, haciendo nuestros planes para el futuro.

Después del primer terremoto devastador, de magnitud 7,8, hicieron falta casi dos semanas para acceder a la Misión ya que las carreteras y los caminos que usábamos habían sido destruidos por los deslizamientos de tierra. Sólo podíamos alcanzar la Misión en helicóptero o arriesgar nuestra vida caminando a través de piedras inestables. Opté por la primera idea y conseguí un helicóptero para llevar los materiales de socorro a la Misión. La situación era desoladora; nuestra casa alquilada se había derrumbado. El P. Norbert D’Souza, mi compañero en la misión, vivía en una tienda de campaña destartalada y daba apoyo espiritual, psicológico y físico a los vecinos afectados.

2020-03-18_nepal-tipling_earthquake

El incansable trabajo de socorro y rehabilitación comenzó con una confusión inicial y luego cobró fuerza. Todo esto hizo que los jesuitas de Nepal se comprometieran a largo plazo a ayudar a esas personas poniendo en obra el Instituto Social Jesuita de Nepal (NJSI) con el lema “Dar alcance a los inalcanzables”. El objetivo del instituto era ir allí donde nadie podía llegar a ayudar.

En la fase inicial, dado que el Gobierno de Nepal había lanzado una “política de puerta única” para socorrer a los supervivientes, no fue fácil colaborar con la Autoridad de Reconstrucción Nacional (NRA) de Nepal, y obtener permiso para llegar a la gente y apoyarla. Pensamos que sería mejor intervenir en la educación pública, ya que se habían producido grandes daños a los edificios de las escuelas públicas. Rápidamente nos trasladamos a varias zonas a las que nadie había llegado y así establecimos nuestra presencia y comenzamos nuestro apoyo en 11 distritos afectados por el terremoto. Primero, tuvimos que asistir a los estudiantes y profesores procurándoles material escolar, uniformes e instrumentos didácticos. Al poco empezamos a apoyar a las escuelas con Centros Temporales de Aprendizaje (TLC), donde los niños pudieran acogerse de la lluvia o del sol caliente o del frío invierno. La tarea no fue fácil, pero un pequeño grupo de personas abnegadas hizo posible llegar a lugares donde nadie se atrevía a ir. El estado de los caminos eran tan malo que muy a menudo, los vehículos con materiales de construcción no llegaban a su destino, se necesitaban porteadores o mulas para transportar las mercancías, lo que retrasaba el trabajo y lo hacía muy costoso. Sin embargo, gracias al apoyo de generosos donantes de las redes jesuitas y otras agencias, los habitantes de las aldeas, las agencias gubernamentales y nuestro generoso personal, pudimos intervenir en unas 88 escuelas públicas antes del fin de febrero de 2016.

2020-03-18_nepal-tipling_school

También nos pareció que era necesario capacitar a los maestros de las escuelas públicas; y encontramos que las mujeres necesitaban nuestro apoyo, por ello nos ocupamos de la cuestión del empoderamiento de la mujer y empezamos a construir refugios y a impartir capacitación en materia de aptitudes para ganarse la vida.

Cuando miro hacia atrás y recuerdo esos tiempos de emergencia, admiro lo mucho que llegamos a hacer y lo incansablemente que trabajaba el pequeño equipo del NJSI para llegar a las zonas no alcanzadas. En Tipling y en muchos lugares donde el terremoto había golpeado, encontramos la mano de Dios guiándonos, protegiéndonos y dándonos energía. ¡Que Dios nos bendiga con generosas vocaciones y energía para alcanzar a los inalcanzados!”

Vea la entrevista del P. Michael Parent que nos habla del pueblo de Tipling y del significado que esta misión tiene para su vida jesuita y para la vida de los jesuitas de Nepal.

Comparte este artículo:
Publicado por Communications Office - Editor in Curia Generalizia
Communications Office
El Servicio de Comunicaciones de la Curia General publica noticias de interés internacional sobre el gobierno central de la Compañía de Jesús y sobre los compromisos de los jesuitas y sus partenarios. También se encarga de las relaciones públicas.

Noticias relacionadas